abril 17, 2020

¿Qué cambios provocará el coronavirus a las admisiones a la universidad?

Debemos de admitir que el proceso de postulación a las universidades nunca ha sido un proceso simple. Cartas de aceptación que comienzan a llegar luego de 2 o 3 semanas de haber postulado, postulaciones que pueden ser mandadas comenzando en junio, puestos seguros por cumplir con todos los requisitos de postulación, y el plazo para contestar – 1 de mayo- habían sido hasta principios de marzo las normas más comunes de candidatos y universidades. ¿Pero que ha pasado desde que el coronavirus se hizo presente en el mundo?

Mientras el virus siguió afianzándose en los Estados Unidos el mes pasado, también se produjeron eventos únicos. Marzo 14, SAT cancela o posterga el examen debido al cierre de una gran mayoría de escuelas secundarias en Estados Unidos y el mundo. Abril 4, ACT cancela el examen y manda un email a los estudiantes ofreciendo devolución del dinero o reprogramación para junio- julio. TOEFL cancela los exámenes y continúa estudiando las opciones para poder tomarlo virtual desde los hogares. Familias no pueden absorber los gastos que requieren los exámenes, y universidades comienzan a analizar todos los efectos que esta pandemia ha causado al proceso y actualización de una postulación a la universidad en Estados Unidos. 

Al mismo tiempo, algunas universidades comienzan a modificar el requisito de examen estandarizado- SAT/ACT- de obligatorio a opcional, (por lo menos para el 2021-22 proceso de postulación), y la fecha de plazo de este 2020 que tienen los estudiantes para aceptar la oferta de la universidad, normalmente- 1 de mayo fue extendida a 1 de junio. Asimismo, eventos en persona han sido cancelados, trasladados a virtuales o reprogramados. Visitas, orientación, campamentos de verano desaparecen por lo menos hasta junio.

¿Que significan todos estos ajustes para la universidad? Generalmente la fecha 1 de mayo ayudaba a las universidades a concretar la cantidad de estudiantes que se matricularían, y los presupuestos que se necesitarían para el siguiente año académico. Orientaciones y visitas ayudaban a las familias a tomar decisiones y a conocer en forma mas directa a los catedráticos, oficinas de admisión y ayuda financiera. De igual forma, los desafíos de sobrevivencia de las universidades están muy latentes, y para aquellas universidades en posiciones financieras precarias probablemente le significará ofrecer mas admisiones, o cerrar las puertas. Por otro lado, los administradores podrían tentar a los estudiantes con mas incentivos, cambiando requisitos, ofreciendo mas ayuda financiera a aquellos estudiantes de alto nivel académico, y lo que hasta ahora nunca había sido aceptado- convencer a estudiantes que se matriculen en esa universidad, aunque ya se hayan comprometido con otra, para poder así cumplir con las metas establecidas. 

 

El impacto de COVID-19 en la forma en que vivimos, aprendemos y trabajamos está evolucionando diariamente. ¡Estamos aquí para ayudarle!

Leave a Comment

Your email address will not be published.